AHORA

Estoy en una plaza de la Antigua y el sol se filtra en la enramada. Son las diez en este limbo de ojos entornados y temblor, de silencio sagrado y soledad. Un tubo solar se cuela entre las hojas y calienta mi brazo derecho. La tibieza pasa del brazo al resto de mi cuerpo que se estremece y que, como aquella parte de mi que no es masa, permanece en una zona de penumbra. Garrobo inmóvil que ya no espera. Placer de garrobo en el obsequio del instante, en la quietud de quien suavemente se abrasa un brazo y sorprende el serpenteo de las eses en una frase sigilosa y somnolienta.
Bobo garrobo. Garrobo bobo.
¡Cuánta bondad en las palabras romas, en las vocales redondas, sin garfios y sin filo, sin efe, sin i, sin ele! Sin cuchillo ¡sin doble ele! El olvido momentáneo del crimen se sienta al lado mío, y también la alegría de este ahora que es el más abstracto abrazo de la vida develado en el más concreto de los hechos: el sol a través de una enramada, calentando mi brazo a las diez de la mañana.


Acephale-x

Comentarios

  1. Ahora y nada más, ese es el ideal ;)
    Seguí con el blog amigo, es un gusto leerlo,
    un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares